Los beneficios de los campamentos de verano

Excursión a un río
Excursión a un río

Cuando llegan las vacaciones escolares (Semana Santa, Verano y Navidad), muchas familias tienen un problema a la hora del cuidado de sus hijos mientras que los padres están trabajando. Una solución ideal para este tipo de problema, son los campamentos de verano, tanto urbanos como residenciales.

Muchos padres, son reticentes a la hora de enviar a su hijo/a fuera de casa durante varios días, para ello, la mejor solución son los llamados campamentos urbanos o colonias urbanas. Son una opción recomendada como primer campamento para los más peques.

Si por lo contrario, quieres que tu hijo viva una experiencia completa durante las 24 horas del día, conviviendo con otros niños, descubriendo nuevo lugares, pernoctando fuera de casa y aumentando su nivel de autoestima y confianza, os recomendamos los campamentos residenciales.

Consideramos que todo niño debe ir de campamento alguna vez en su vida, ya que es una experiencia muy enriquecedora y necesaria. En muy poco tiempo, el niño adquiere responsabilidades y una serie de valores muy difícil de conseguir en otro entorno.

Ventajas de los campamentos de verano

Entre las muchas ventajas que tiene un campamento de verano, las más destacables son:

Desarrollo de habilidades sociales

Durante un campamento, especialmente en los campamentos residenciales, se hacen amistades muy intensas. Es la oportunidad perfecta para hacer nuevos amigos, mejorar nuestras habilidades sociales, así como aprender a llevarse bien con otros compañeros e interactuar con ellos gracias al trabajo en equipo y la cooperación.

Fortalecimiento de la confianza y la autoestima

Durante un campamento, el niño se enfrenta a muchas desafíos, sale de su zona de confort y llega a un nuevo lugar adaptado para que se sientan como en casa, mejorar su confianza y autoestima.

La importancia del ejercicio

Durante un campamento, los niños siempre están en movimiento, realizando actividad física y realizando infinidad de juegos. Enseñarle la importancia de una alimentación sana, un estilo de vida saludable y la realización de actividad física como algo básico de cada día.

Volver a conectar con la naturaleza

Hoy en día, los niños tienen poco contacto con la naturaleza, sobretodo en los núcleos urbanos. Los campamentos residenciales que se desarrollan en entornos naturales, son una forma ideal de tener contacto con el medio natural. Un ejemplo claro, son las granjas escuelas, en el que los niños aprenden educación ambiental en contacto directo con la naturaleza y los animales.

Impulsar el aprendizaje

Durante un campamento, aunque sea tiempo de vacaciones escolares, también es un lugar ideal para aprender de una manera divertida y diferente a la escuela. Durante un campamento puedes aprender idiomas, ciencia, cocina, nuevas tecnologías, moda…

¿Te ha gustado este artículo? ¿se te ocurre otra ventaja? deja tu comentario.

Deja un comentario

once + 18 =